invertri clases

En un mundo en permanente ebullición tecnológica, ni Lean Neeson sería capaz de mantener la atención del alumnado durante toda una mañana. Por eso, las TIC pueden salir al rescate de los docentes para ‘enganchar’ a los estudiantes, ¿o no? El grupo de innovación de Economía Financiera ha obtenido interesantes conclusiones... Los alumnos deben llevar sus móviles bien cargados para la evaluación tipo test a través de la plataforma socrative.

El grupo de innovación docente de la Universidad leonesa de Economía Financiera (Gidefin) ha decidido dar un giro al método tradicional de enseñanza e invertir las clases. Para ello han desterrado la fina lluvia de sabiduría que intentan verter los docentes sobre sus alumnos con las lecciones magistrales, y se han centrado en pedir a los propios estudiantes que sean ellos mismos quienes ‘beban’ la teoría por adelantado en sus casas.

La Flipped classroom es algo que ya se escuchó en el Harvard de los 90, pero ahora se encuentra en su momento álgido. Además, la gran revolución que ha introducido el grupo de innovación Gidefin es aplicar la experiencia de enseñanza - aprendizaje invertida a diferentes niveles educativos. En este caso, a más de 120 alumnos de Formación Profesional, Bachillerato, grado y máster universitario, gracias a la participación de profesores de la facultad de Económicas (Carmen González, Laura Valdunciel, Isabel Feito y Marcos González), del instituto de Educación Secundaria vallisoletano Emilio Ferrari (José Luis Álvarez) y del centro de Formación Profesional María Auxiliadora (Nicolás Sarmiento).
Recurrieron a la Flipped classroom, porque se amontonan los estudios que demuestran que la clase tradicional, donde el profesor explica la teoría para que los estudiantes la memoricen, no funciona. Ni Buster Keaton sería capaz de mantener a un grupo de personas pendientes de él durante meses. Sin embargo, los resultados del estudio de Gidefin han sido sorprendentes. «Mientras los estudiantes de Formación Profesional y Bachillerato obtuvieron mejores notas académicas con la clase invertida, los de grado y máster, no. Los de mayor edad aún no, lo que requiere un mayor esfuerzo por parte de la Universidad para adaptarse a las TIC y al alumnado que en breve les llegará a las facultades.

Es una metodología más exigente para todos los involucrados. Primero explicaron a los alumnos que la metodología cambiaba y requería el uso de herramientas digitales. Después, los seis docentes elaboraron audiovisuales del bloque temático (videos, presentaciones y noticias) de cada asignatura en la plataforma Moodle. Evaluaron mediante las aplicaciones on - line Socrative y Google Forms los resultados y las opiniones de los estudiantes. Cuatro de esas insignias incrementaban la nota del bloque temático un 10%. Para mí es el mayor logro, haber aunado la forma de impartir la clase invertida en Secundaria y la Universidad», indica Nicolás Sarmiento. «En el estudio no incluimos sólo Primaria, porque los alumnos no estudian Economía Financiera, que es nuestra materia, mientras en Secundaria ya sí», matiza Velasco. Por su parte, Laura Valdunciel recuerda que ella dio una semana a los estudiantes para ‘interiorizar’ en sus casas el funcionamiento de la Bolsa, que les facilitó en formato video. Para el examen necesitaban llevar sus móviles, con carga suficiente, para acceder a la plataforma Socrative y responder a un test de 10 preguntas. En cambio, para los alumnos de Secundaria lo fácil es estudiar con nuevas tecnologías. Introducir cada vez más App y tecnología en la docencia», vaticina el profesor de FP, Nicolás Sarmiento. El otro profesor de Secundaria que participó en el estudio, José Luis Álvarez, admite que las TIC ayudan a motivar y a ganar la atención de los jóvenes, «pero, sobre todo, las tres primeras veces que lo hacen». El estudio del grupo Gidefin ya se ha presentado en el X Congreso Internacional de Evaluación Formativa y Compartida Buenas Prácticas Docentes, con gran acogida, sobre todo, por aglutinar la experiencia en varias etapas educativas.

El próximo curso que arranca tras el verano, el grupo de innovación docente proseguirá con sus nuevos métodos en las aulas, porque entienden que «nuestra función es trabajar antes de las clases para ser un guía. También han apreciado que las clases magistrales deben ir reduciéndose en favor del trabajo cooperativo y de buscar que los alumnos sean activos. Y es que las tecnologías tienen a veces esa extraña capacidad de absorber todo el protagonismo…

 

Noticia tomada de: http://www.diariodeleon.es/noticias/innova/invertir-clase-solucion_1176582.html

Acceso de Miembros